Regreso del Calvario

A finales de los años cincuenta, la Cofradía decidió unir en un solo paso a las imágenes de San Juan y la Virgen de la Esperanza (ambos de J. Lozano Roca) para la procesión del Santo Entierro. En un principio, sobre la carroza de San Juan; pasando después a desfilar sobre el paso de palio de la Esperanza. Ambas imágenes, vestidas de luto, representan el momento posterior al descendimiento, dejando atrás una Cruz únicamente vestida con el sudario.


Y cuando Jesús vio a su madre, y al discípulo a quien Él amaba , dijo a su madre: ¡Mujer, he ahí tu hijo! Después dijo al discípulo: ¡He ahí tu madre! Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa
(Jn 19: 26-27)