Presentación de Jesús al pueblo

En 2012, la Cofradía adquiere, de manos de J.B. de la Vera Cruz, un grupo escultórico, que completa el pasaje bíblico representado por el Cristo de la Caña (Ecce Homo). Se trata de un grupo numeroso en el que Jesús es presentado por Pilatos al pueblo judío. Cristo, vestido con una túnica blanca, porta una caña y se le desprende un majestuoso manto. A su lado, Pilatos pregunta al pueblo qué hacer con él, mientras su esposa, Claudia Prócula, llora suplicándole que no lo deje crucificar, pues había tenido una revelación en un sueño. Detrás de la imagen de Jesús, un sayón vigilante, y Caifás, como autoridad religiosa. Un soldado romano custodia la escena, al lado de una suntuosa palmera. Este paso procesiona Jueves Santo en la salida por excelencia de la Cofradía, la Procesión del Silencio.


Salió entonces Jesús fuera llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Les dice Pilatos, ‘aquí lo tenéis’. Cuando los sumos sacerdotes lo vieron, gritaron «¡Crucifícalo, crucifícalo!»
(Jn 19: 5-6)