Queridas amigas y manolas de la Santísima Virgen de la Esperanza:

Ojalá este año, por segunda vez,no os dedicará estas palabras.

Me dirijo a vosotras con el corazón encogido por no poder acompañar este año nuestra Madre  por las calles de Alhama. Pero de una cosa estoy segura: desde su Altar en San Lázaro intercede por todas nosotras.

Jueves Santo es Su día grande y nosotras, sus fieles manolas, la acompañamos con la tenue luz de nuestras velas en su triste caminar tras su hijo sentenciado de muerte. ¿Qué dolor más grande puede haber, que el de una madre que ve morir a su hijo? Nosotras nunca dejamos sola a nuestra Virgen de la Esperanza pues somos su compañía y apoyo y, nuestra luz, su guía.

Y seguro que Ella hoy más que nunca, está rezando por nosotras y nos está cobijado bajo su manto. Hoy, en esta noche de luna llena no podremos estar junto a nuestra Madre cuando, vestida de Reina, brille por las oscuras calles de Alhama pero seguro que todas la llevaremos en nuestro corazón.

Espero que el año que viene estemos todas junto a Ella más fuertes, seguras y devotas que nunca. El Jueves Santo 2022 tenemos que procesionar como nunca para que nosotras, las manolas de la Esperanza, seamos el orgullo de Alhama.

¡Viva la Virgen de la Esperanza!
¡Viva San Juan Evangelista!
¡Viva la Semana Santa de Alhama!

𝑰𝒓𝒆𝒏𝒆 𝑨𝒏𝒅𝒓𝒆𝒐 𝑴𝒐𝒓𝒂𝒍𝒆𝒔

Comparte con tus amigos