Cristo del Rescate

Corría el año 1953, y siendo presidente don José Martínez Andreo, este y toda su directiva decidieron encargar al prestigioso escultor murciano, don José Lozano Roca, la imagen de un Cristo de la Caída con la idea de engrandecer la Semana Santa de Alhama.

La idea principal de dicha directiva era que el Cristo saliera en un paso compuesto por la Virgen de la Esperanza, en función de Virgen Dolorosa, y el romano del paso del Beso de Judas, ambas imágenes adquiridas con anterioridad, concretamente en el año 1949.

El pago de la imagen se realizó en dos cuotas de cantidades diferentes. El primero de ellos se realizó el 22 de febrero de 1954, entregando al escultor de Espinardo la cantidad de mil pesetas; y el segundo pago fue realizado el 11 de abril de 1954, en este caso se le entregaron a Lozano Roca mil doscientas treinta pesetas. El total de la imagen ascendía a dos mil doscientas treinta pesetas.

Factura febrero 1954

El paso comentado anteriormente procesionó por primera vez en la Semana Santa de 1954 con la composición que anteriormente se ha nombrado.

Paso de la caída (1954)

Dicha composición no fue del agrado para toda la directiva y de algunos cofrades, por ello se tomó la decisión de que dicho paso no volviera a procesionar.

Fue entonces cuando don José Martínez, presidente en ese momento, volvió a entablar conversaciones con el escultor para cambiar tanto la posición como la advocación de la imagen, llegando al acuerdo de levantarla y adquiriendo la advocación de Medinaceli o del Rescate.

Con esta acción el Cristo se convirtió en una imagen peculiar, puesto que su mirada se dirige al cielo, rompiendo con la estética que caracteriza a esta advocación, que es la de mirar al frente o al suelo.

Una vez la imagen fue reformada, esta comenzó a procesionar en la procesión de Jueves Santo, procesión que organiza la Cofradía de San Juan como la Procesión del Silencio. A partir de ese momento, la imagen del Cristo tuvo muy buena acogida por parte del pueblo de Alhama. Muestra de ello es la gran cantidad de penitentes que lo acompañan la noche de Jueves Santo.

Para finalizar, comentar que la Cofradía de San Juan, según marca la tradición, organiza un triduo en honor a dicha imagen que finaliza el primer viernes de marzo. Dicho día se celebra el besapié al Cristo del Rescate y esa misma noche se realiza un Via Crucis hasta la ermita del Calvario, donde la imagen es acompañada por multitud de fieles.