Cristo de la Caña

Originalmente como Cristo de la columna (Olot, 1952) se convirtió en Cristo de la Caña (Ecce Homo) años después tras sufir un incidente. Se trata de una talla que pasó a ser imagen de vestir después de ser restaurado por los hermanos Sevilla en 1980. Viste túnica blanca, con el pecho y la espalda descubiertos. Entre sus manos, una caña; representa pues, el momento de la sentencia. En 2016, se sometió a restauración, en este caso, por A. Mora. Desfila la imagen Jueves Santo, completando el paso de La presentación al pueblo; aunque en sus orígenes, procesionaba en la mañana de Viernes Santo. Descansa actualmente, al igual que en los comiezos de la Cofradía, en la Parroquia de la Concepción.


Luego tejieron una corona de espinas y la colocaron sobre su cabeza, pusieron una caña en su mano derecha y, doblando la rodilla delante de él, se burlaban, diciendo: «Salve, rey de los judíos».
(Mt 27: 29)